El futuro sobre ruedas tiene nombre y se llama vehículo conectado

0
497

Con el auge de las nuevas tecnologías, la sociedad ha cambiado su forma de relacionarse con los demás debido a la gran cantidad de dispositivos que tenemos a nuestro alcance como los smartphones. En esta línea, se han realizado estudios que demuestran que el 31% de los españoles más jóvenes reconoce haber enviado algún mensaje mientras conducía su vehículo. Esta cifra es aún mayor entre los sudafricanos (65%) o los turcos (56%) quienes reconocen abiertamente enviar y recibir mensajes e, incluso, llamar y recibir llamadas de teléfono, a pesar de las graves consecuencias que se pueden derivar de esta conducta.

Este es uno de los motivos, entre otras razones, que hacen que empresas tecnológicas del ámbito automovilístico estén volcando sus esfuerzos en desarrollar la conexión inalámbrica, la transmisión de datos y la comunicación entre coches e infraestructuras. El objetivo de esta tecnología exponencial es que los diferentes avances posibiliten un futuro automovilístico más cómodo para los usuarios y sostenible para la sociedad.

La hiperconectividad de los automóviles surge como una exigencia continua de los conductores, así como, otros avances inmediatos y de distinta envergadura. Por ejemplo, cambios importantes como el vehículo conectado, el platooning y la tecnología biométrica implantada en los coches.

El platooning es un sistema tecnológico que permite reducir la distancia entre vehículos utilizando enganches electrónicos. Este mecanismo permite que los automóviles estén sincronizados en una misma vía lo que les permite acelerar y frenar de forma sincronizada entre ellos. El sistema presenta varios beneficios entre los que se encuentra la reducción del consumo de combustible y el aumento de la seguridad para los integrantes del vehículo.

Por otro lado, el vehículo conectado está evolucionando a gran velocidad gracias al desarrollo e inclusión de elementos tecnológicos en el parque automovilístico. La conectividad será esencial para aportar información al conductor, no solo de las rutas más rápidas, sino para ser capaz de detectar los posibles problemas que pueda sufrir el pavimento e incluso comunicar al resto de vehículos sobre algunas incidencias técnicas que se encuentren en el arcén. Este fenómeno desembocará en las llamadas Smart Cities que tienen como ventaja la disminución de los accidentes y la mejora del tráfico.

Por su parte, la tecnología biométrica es la que permite analizar mediante escáneres, cámaras o sensores, nuestras constantes, ya que puede medir el pulso o incluso los niveles de estrés. Estos sensores, aunque parezca increíble, también podrán examinar nuestro iris o tono de voz con el objetivo de aumentar la seguridad de los conductores. El sistema puede bloquear el vehículo e impedir la conducción en determinados momentos en los que exista riesgo o cierto nivel de peligrosidad.

Para esta y cualquier otra información relacionada con Tráfico y Transporte, puedes consultar con un Gestor Administrativo. Localiza el más cercano a tu zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here