Cómo reducir tu factura fiscal vendiendo tu vivienda antes de 2015

0
1145

La venta de una vivienda es una de las acciones que nos permite obtener deducciones en nuestra próxima factura fiscal. Por ello, si tenemos planeado vender un inmueble próximamente, debemos tener en cuenta los cambios introducidos por la reforma fiscal en esta cuestión para decidir si lo hacemos antes o después de que termine el año con el objetivo de conseguir los máximos beneficios fiscales.

Atendiendo a las modificaciones establecidas por la reforma fiscal en principio es aconsejable vender la vivienda antes de 2015.

¿Por qué es más beneficioso vender la vivienda antes de que termine 2014? Porque a partir de 2015 se eliminan los coeficientes de actualización y abatimiento.

¿Qué son estos coeficientes? Son dos beneficios que permiten tributar menos por la venta del inmueble. Con esos coeficientes, cuanto más tiempo haya estado la vivienda en manos de su propietario, mayor rebaja fiscal tendría.

Coeficientes de actualización: al vender una vivienda hay que tener en cuenta el valor de la venta y el de su adquisición para calcular el beneficio que hemos obtenido en la operación. Hasta 2014, para corregir la inflación, el valor de la adquisición se actualiza, el beneficio es menor y se tributa menos por ello.

Así por ejemplo, si adquirimos una vivienda en el año 2000 por 100.000 euros y la vendemos por 150.000 euros en 2014, podemos aplicar el coeficiente de actualización del 1,2072. Por tanto, multiplicamos los 100.000 euros que nos costó el inmueble  por 1,2072 y obtenemos un resultado de 120.720 euros. El beneficio (la plusvalía) que obtenemos en este caso es de 29.280 euros, que es la diferencia de restar 150.000 euros y 120.720 euros

Por tanto, tributaríamos por esos 29.280 euros en el tramo del ahorro del IRPF.

Sin embargo, a partir del 1 de enero del año próximo, como hemos dicho, se elimina el coeficiente de actualización y, por lo tanto, el beneficio a efectos fiscales de la venta de un piso que se compró por 100.000 euros y se vende por 150.000 será 50.000 euros, habrá que tributar por esos 50.000 euros y nuestra factura fiscal se verá incrementada.

[tabla]IRPF 2014, , IRPF 2015
20-12-2014, Fecha de venta, 01-02-2015
01-12-2000, Fecha de compra, 01-12-2000
100.000 euros, Precio de adquisición, 100.000 euros
150.000 euros, Precio de venta, 150.000 euros
50.000 euros, Plusvalía bruta, 50.000 euros
1’2072, Coeficiente actualización, Suprimido
29.280 euros, Plusvalía que tributa en el IRPF, 50.000 euros
[/tabla]

Coeficientes de abatimiento: se trata de otro beneficio que me permite reducir la ganancia patrimonial por la que tributamos para los activos adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994 y por el periodo incluido entre la fecha de compra y hasta el 19 de enero de 2006.

Con la reforma fiscal, estos coeficientes de abatimiento se mantienen pero sólo para transmisiones con un límite máximo de 400.000 euros. Es decir, si a partir de 2015 vendemos uno o varios inmuebles por un valor conjunto de 600.000 euros, los coeficientes de abatimiento (y la consiguiente reducción por lo que se tributa) sólo se aplica sobre los primeros 400.000 euros. En cambio, si lo hacemos este año, se aplicaría a los 600.000 euros.

Teniendo en cuenta todo ello, en términos generales podemos afirmar que ahorramos en nuestra factura fiscal vendiendo la vivienda antes de que acabe el año. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en 2015 el tipo medio de gravamen será menor que el de este año. Por tanto, es importante estudiar cada caso por caso y tener en cuenta todas las variables.

Para ello no tienes más que acudir a tu gestor administrativo más cercano que resolverá todas tus dudas sobre esta y cualquier otra cuestión fiscal.