Lo que la nueva Ley de Autónomos no ha contemplado

0
427
nueva ley de autonomos

El Gobierno hizo públicas recientemente las mejoras por las que los trabajadores por cuenta propia llevaban tanto tiempo luchando. Sin embargo, el colectivo de trabajadores autónomos sigue reclamando algunas medidas que, bajo su opinión, deberían haberse contemplado en esta ley y no están.

El desempleo

El colectivo de los autónomos tiene derecho a disfrutar de la prestación por desempleo cuando son despedidos. Sin embargo, cuando un autónomo tiene que dejar de trabajar por falta de clientes o de ingresos, el Estado no contempla garantizarle recibir la cuota del paro. El índice de rechazos de dicha prestación es superior al 50%, es decir, de cada dos autónomos que solicitan esta ayuda, uno de ellos no recibirá la prestación.

Los trabajadores por cuenta propia ya habían reivindicado la incorporación de esta medida en la nueva ley, pero los deseos de estos trabajadores siguen estando en el aire. Muchas asociaciones culpan al Estado por no querer solucionar este gran fallo de la ley, puesto que el presupuesto del Gobierno se ve reducido al no contemplar este gasto en favor de los autónomos.

El IVA de caja

El pago por adelantado del IVA correspondiente a facturas pendientes de cobro puede suponer un problema en la liquidez de los autónomos, por lo que un 1% de ellos han decidido acogerse a la deducción temprana del IVA.

El motivo de que la cifra sea tan reducida —a pesar de que la medida es, a priori, positiva para los autónomos— es la posible reducción de la cartera de clientes. Muchas empresas y profesionales que requieran de los servicios del autónomo van a preferir contratar a trabajadores que no estén amparados por este régimen especial y poder deducirse ellos el IVA desde un primer momento, en lugar de una vez se haya realizado el pago final.

Una cotización ajustada a los ingresos

Al igual que los trabajadores por cuenta ajena, los autónomos han de pagar un importe por la seguridad social. En las empresas y demás trabajos no autónomos, es el empresario el que se encarga de deducir del sueldo del empleado la cantidad que se adecúa a su salario.

Sin embargo, la cuota establecida que los autónomos tienen que pagar a la Seguridad Social es fija y no varía en función de los ingresos. Por este motivo, aquellos nuevos autónomos o los que cuenten con un número de clientes reducidos se ven obligados a pagar una cuota demasiado elevada, afectando esto negativamente a los beneficios del trabajador y su actividad.

Además, el colectivo reivindica que el sistema de cotización imite el de otros países europeos, en el que aquellos autónomos cuyos beneficios (resta entre ingresos y gastos) sea menor al Salario Mínimo Interprofesional estén exentos de abonar esta cotización.

Pendientes de ser amparados por la Ley

Los autónomos siguen necesitando una clara regulación de conceptos, como el de economía colaborativa, ya que esto puede dar lugar a un nuevo tipo de economía sumergida que daña la competitividad de los trabajadores que están legalmente dados de alta y cumplen con los plazos establecidos de los impuestos.

Si necesitas cualquier información sobre los derechos de los autónomos o sobre cualquier otro tema, recuerda que puedes acudir a un Gestor Administrativo. Localiza el más cercano a ti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here